geoda

Ópalo

opalo-negro-arlequin-ventana-de-catedral

El ópalo, hasta hace muy poco, se ha considerado al ópalo como sílice amorfa con un contenido en agua del 2 al 20%. Por modernas técnicas de rayos X y microscopía electrónica, se ha comprobado que está formado por diminutas lepisferas compuestas por capas sucesivas de cristobalita y tridimita, de igual tamaño, dispuestas en forma de estructuras empaquetadas. Por tanto, no es propiamente amorfo, sino semicristalino. El ópalo de calidad gema se denominan ópalo C-T (cristobalita-tridimita).

Existen dos variedades fundamentales desde el punto de vista mineralógico: ópalo común y ópalo noble. El primero no presenta juego de colores y cuando es translúcido no tiene belleza. Por el contrario, el noble puede ser transparente, translúcido e incluso opaco, y aunque alguna variedad carece de juego de colores, lo normal es que luzcan este efecto óptico especial en mayor o menor intensidad y belleza.

Antiguamente los ópalos procedían de yacimientos, ahora agotados, en Eslovaquia. En Australia

(más…)

Anuncios

Limpiar nuestras piedras (2). Piedras que NO se deben lavar

Cuando acabas de comprar  una piedra o cuando acabas de recibirla como regalo tienes que PURIFICARLA. Esta purificación es necesaria para devolverle a esta piedra sus características sin las cargas adicionales de las personas que las han tocado.

En un post anterior os comentaba, que uno de las mejores fórmulas para limpiar nuestras piedras era introduciéndolas en una solución salina (agua con sal o agua marina), pero claro, no siempre conocemos la

(más…)