El cáncer y las piedras poderosas


Con motivo del día Mundial contra el cáncer, 4 de febrero, he querido hacer un artículo un poco especial y en el que hace tiempo que voy recopilando datos.

Afortunadamente, tan solo tengo experiencia personal en cuanto a un tipo de cáncer de piel, por lo que todo lo expuesto, es fruto de estudio y consulta.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, se denomina “Cáncer” a un conjunto de enfermedades relacionadas. En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminan a los tejidos del derredor.

El cáncer es una enfermedad genética— es decir, es causado por cambios en los genes que controlan la forma como funcionan nuestras células, especialmente la forma como crecen y se dividen.

Los cambios genéticos que contribuyen al cáncer tienden a afectar tres tipos principales de genes — proto-oncogenesgenes supresores de tumores y genes reparadores del ADN. Estos cambios se llaman a veces “causantes” de cáncer.

Hay más de 100 tipos de cáncer. Los tipos de cáncer reciben, en general, el nombre de los órganos o tejidos en donde se forman los cánceres.

El cáncer en la historia

Quien piense que el cáncer es una enfermedad moderna, es que no ha indagado mucho en la historia.

Los primeros casos clínicos se encontraron en el papiro de Edwin Smith, un documento histórico que recogió en 1.600 a.C. algunos detalles sobre esta enfermedad.

Otro documento importante que data de la época de los egipcios es el papiro George Ebers. Un tratado médico en el que recopila algunos detalles sobre posibles casos de cáncer de mama y cáncer de útero en aquella época.

Hipócrates,  considerado como “el padre de la medicina“, fue un médico de la Antigua Grecia y que ejerciódurante el llamado siglo de Pericles, siglo V.

Hipócrates y sus seguidores, fueron los primeros en utilizar el término ‘karkínos’ (καρκίνος) para referirse a ‘úlcera maligna’ o ‘cáncer’. Como curiosidad está el hecho de que este término también proviene la palabra “cangrejo” y por lo que he podido leer,  algunos historiadores atribuyen esta similitud entre cangrejo y el cáncer, a que “los tumores son tan duros como un caparazón de cangrejo”.

El tratamiento del karkinos en época hipocrática era básicamente local y herbolario y, en muchos casos, se recomendaba no hacer nada, hasta que surge Galeno (129-157 d.C.) , quien publica un libro dedicado exclusivamente a los tumores: “De tumoribus praeter naturam (peri ton para physim onkom)”, en el cual describe diversas lesiones tumorales u onkoi.

Durante la Edad Media, siguen curando el cáncer de la misma manera que sus antecesores, mediante herbolaria y local. Curioso es el caso del papa Gregorio X, quien presentaba una lesión cutánea que podría tratarse de un melanoma y que describen que recibió tratamiento con un ungüento a base de arsénico, que lo aliviaría al menos ocho años, hasta que muere por otras causas.

En la península ibérica, los árabes usaron la terminología latina y tenían una sola palabra para denominar tanto al cangrejo como el cáncer: “saratán“, de donde se originará el vocablo castellano antiguo zaratán que en la España renacentista será sinónimo popular de cáncer, aunque luego se restringe al cáncer de mama.

Debo de decir que no he encontrado mucha información reseñable hasta el siglo XVIII, época en la que se ordenan e identifican las lesiones cancerosas. Hay constancia del uso “medicamentos secretos” como cicuta, belladona, opio y otros medicamentos a día de hoy, prohibidos.

La cirugía para tratar el cáncer se aplicó incluso antes de la invención de la anestesia en 1846. Las cirugías tenían el objetivo de extirpar todo el tumor junto con los nódulos linfáticos de la región donde se ubicaba el tumor.

Se utilizaban mucho los ácidos y el antimonio. Hasta encontré un preparado denominado “Caustique noir”,  basado en ácido sulfúrico mezclado con azafrán molido para darle consistencia pastosa….

A partir del siglo XVIII se ha avanzado considerablemente en los tratamientos, pero todavía se trata de una enfermedad bastante desconocida.

¿Existen piedras para curar el cáncer? 

Desafortunadamente… no, pero pueden ayudar en la sanación ya que desde tiempos ancestrales, las piedras preciosas, se han utilizado con fines curativos, sanación y protección.

Quiero dejar claro que los cristales y las piedras poderosas son capaces de “atrapar” la energía negativa de nuestro entorno, pero jamás… te la pasará a ti, así que no tengas miedo en usarlas. Tampoco cuando una piedra o cristal se rompe o se vuelve mate, como en el caso de la malaquita, no tenemos que sugestionarnos ya que debemos pensar que esa piedra nos ha protegido y es nuestro deber, devolverla a la madre Tierra.

Entender qué significa la gemoterapia es clave para saber cómo podemos participar en nuestra propia sanación. Mucha gente piensa que esto es ponerse una piedra y ya, todo pasa y te curas. Esto no es así, no significa que la piedra o cristal en sí vaya a curar esta enfermedad, sino que puede ayudar a recuperarnos más fácilmente, proporcionándonos esa fuerza para la superación, porque las piedras poderosas transmiten sus propiedades. Por supuesto, ante todo está el médico, que es el que tiene que pautar la medicación. Es super importante tener constancia que ante todo está el deseo y la fuerza de cada persona para la recuperación.

Para que las piedras, minerales y cristales actúen con más eficiencia, lo mejor es colocarlos cerca nuestra, es decir, como complemento, o bien llevarlos en el bolsillo, desde luego lo ideal sería cerca de los chakras asociados, para ayudarnos a curar enfermedades tales como enfermedades cardíacas, enfermedades neurológicas, problemas del riñón y del estómago, enfermedades como la diabetes , etc.

Piedras poderosas para el cáncer

Aventurina verde

Piedra poderosa que actúa sobre pulmones, senos y piel, entre otros. La aventurina, es interesante para el cáncer de pulmón, cáncer de mamas y cáncer de piel.

Ámbar

Absorbe la energía negativa y transforma en energía positiva. Rejuvenece las células del cuerpo. El ámbar ayuda en la curación de cáncer y tumores malignos.

Amatista

Aumenta  la inmunidad, reduce el dolor y fortalece el cuerpo para luchar contra el cáncer. La amatista destruye tumores malignos y ayuda a la regeneración de los tejidos.

Granate

Hay diversos tipos de granates y hay que especificar sobre ello, pero a grandes rasgos, una de las propiedades del granate es la indicación para cáncer de próstata y cáncer de ovarios

Petalita o castorita

No es un mineral común y menos, para tenerlo engarzado, así que si tienes la oportunidad de adquirir una petalita en bruto, se podría montar para llevarlo cerca del corazón, aunque lo más efectivo sería sobre el Tercer Ojo. Esta piedra poderosa actúa sobre el sistema endocrino principalmente. 

Ágata cornalina o carneola

El ágata cornalina, es una piedra poderosa que en combinación con turquesa es efectiva en la curación de los cánceres de hígado y riñón. Desintoxica y rejuvenece el cuerpo.

Esmeralda

La esmeralda desde la antigüedad se ha usado como antídoto de veneno y para muchos tipos de enfermedades malignas. Una de las propiedades de la esmeralda, es la de desintoxicar órganos

Malaquita

La malaquita es eficaz en frenar tumores y crecimientos cancerosos. Funciona en la mayoría de las formas de cáncer y promueve la buena salud.

Cuarzo ahumado o smoky

El cuarzo ahumado ayuda en la curación del cáncer y también reduce los efectos de la radiación y quimioterapia. Se ocupa de todas las interrupciones en el proceso de curación y estimula la regeneración celular. 

Y podría seguir enumerando algunas piedras poderosas más como el cuarzo citrino, jade, rodocrosita, turmalina…. pero lo interesante de ellas es saber cuál es la combinación eficaz para ayudar a sanar, por ese motivo, siempre procuro hacer accesorios personalizados.

Cada persona es distinta, al igual que sus necesidades y por ello se debe de trabajar desde la consciencia para llegar a un equilibrio físico y emocional. 

Puedes necesitar sanar un cáncer de próstata pero, si no se realiza una buena combinación de piedras poderosas que consigan ese equilibrio, puede ser que no consigas lo deseado.

Cómo utilizar las piedras 

Lo ideal es que llevemos las piedras poderosas en contacto con nuestra piel.

Ahora bien, dependiendo de lo que necesitemos sanar, se llevarán en un lugar u otro.

Utilizar piedras poderosas en nuestras meditaciones posicionándolas sobre los chacras, sería lo mejor.

Recuerda es fundamental, sobre todo al trabajar con enfermedades graves,  limpiar las piedras y equilibrar nuestros chakras, es algo fundamental.

Un buen equilibrio físico y emocional es imprescindible para nuestra sanación.

Códigos Sagrados

En breve empezaré a compartir con vosotr@s los códigos sagrados canalizados pro José Uribe (Agesta), ya que llevo un tiempo trabajando con algunos y son simplemente, maravillosos si los combinas con piedras poderosas. Por este motivo, realizo por encargo japa mala o rosarios para códigos sagrados, de 45 cuentas.

Puedes usar otro método para llevar la cuenta… por supuesto que sí, pero se trata de utilizar también las propiedades de las piedras poderosas para conseguir nuestro objetivo.

¿Qué son los Códigos Sagrados?

Según los describe el mismo José Gabriel Uribe (Agesta), son recursos de emergencia que La Divinidad ha reservado para este tiempo. Están basados en una matemática misteriosa que pertenece a otras dimensiones. Al recitar un Código Sagrado, la energía del que lo está usando, se funde con la del Ser de Luz al que se está invocando, lo que trae como consecuencia la manifestación. Bajo esta circunstancia, la Divinidad “casi que está obligada” a conceder la petición si es para la salud de nuestra Alma obviamente.

El 45 es un número manifestador, cristalizador, por eso los Códigos se repiten 45 veces.

Próximamente profundizaré en ello, hasta entonces, os dejo un listado con los códigos sagrados para el cáncer. 🙏

  • San Peregrino : 570   Patrón de los enfermos de cáncer.
  • Cáncer : 1577
  • Cáncer de colon : 29700
  • Cáncer de esófago : 620
  • Cáncer de estómago : 2111
  • Cáncer de faringe : 1515
  • Cáncer de glándula tiroides : 1180
  • Cáncer de hígado : 25700
  • Cáncer de intestino : 79
  • Cáncer de linfomas : 25
  • Cáncer de linfoma de Hodgkin : 1021.
  • Cáncer de linfoma no-Hodgkin : 826.
  • Cáncer de nariz : 211.
  • Cáncer de ovario : 91300.
  • Cáncer de páncreas : 1328.
  • Cáncer de pulmón : 88.
  • Cáncer de próstata : 26.
  • Cáncer de riñón : 61.
  • Cáncer de senos (prevenir) : 88719.
  • Cáncer de senos (mama) : 53719.
  • Cáncer de útero : 2579.
  • Cáncer de vejiga : 1577.
  • Cáncer de tiroides : 1180.
  • Cáncer en cerebro : 499.
  • Cáncer en la columna : 66.
  • Cáncer en los huesos : 27900.
  • Cáncer – enfermedad de Waldenstrom : 6093.
  • Cáncer metástasis : 690.
  • Cáncer prevención para personas sanas : 1188.
  • Cáncer prevención en senos (mama) : 88719.
  • Cáncer testicular : 2194.
  • Metástasis de cáncer: 690.
  • Piel: cáncer en la piel : 2715

Bibliografía consultada

https://www.cancer.gov/

https://hipertextual.com/2015/02/historia-del-cancer

http://www.scielo.org.pe/

Comentarios o sugerencias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .