Lapidario de Alfonso X, el Sabio

lapidario manuscritoComo ya sabéis que me gusta un poquito de todo, esta vez he buscado los primeros documentos escritos, en nuestra lengua, sobre piedras.

En este caso, sirva todo como curiosidad, ya que muchas de estas propiedades y aplicaciones, se ha demostrado en nuestra era moderna, que son perjudiciales para la salud.

El Lapidario es un tratado médico y mágico acerca de las propiedades de las piedras en relación con la astronomía.

El más conocido es el traducido al castellano por el rey Alfonso X el Sabio, a quien presuntamente se le adjudica el tratado, y redactado hacia 1250, aunque pudo ser traducido de nuevo, enmendado, añadido y reorganizado entre 1276 y 1279.

En el libro primero aparecen también numerosas referencias a fósiles, por lo que debe ser considerado como el primer tratado de literatura paleontológica escrito en castellano. De entre los fósiles contenidos en el libro primero, destacan, dentro de un contexto fantasioso, las referencias a trilobites, crustáceos, equinodermos, graptolites (la más antigua referencia escrita de este grupo), moluscos, plantas, vertebrados, corales, etc.

El libro cuarto, o de Aben Quiche, presenta descripciones más breves de las piedras que dificultan la identificación de fósiles, pero posiblemente haga referencias a amonites y ámbar.

En la farmacia actual, los medicamentos no son sino combinaciones de sustancias químicas inorgánicas, pero también de sustancias orgánicas.

Los lapidarios nos indican que las piedras fueron utilizadas empíricamente como remedios medicinales, bien es verdad que junto a ingentes reminiscencias de creencias fantásticas. La inmensidad de combinaciones con la que se presentan las rocas en la naturaleza, permite pensar que los lapidarios son, aún hoy, un amplio y desconocido campo geológico-farmacológico que no es conveniente despreciar.

El lapidario alfonsino tiene la particularidad de que suele dar los nombres alternativos para bastantes piedras en griego, latín, egipcio, caldeo, árabe y castellano, con lo que hace, a veces, un poco más “fácil” la identificación. En el primer libro se suele dar una descripción referida al color, humedad, temperatura y tacto de las piedras, pero a veces tan vaga que no ayuda demasiado a su identificación; especialmente ardua, cuando el nombre es arábigo o caldeo.

Historia

El Lapidario tiene sus orígenes en un texto de Aristóteles, presuntamente apócrifo, que data del siglo IV. Esta influencia es mencionada en el prólogo del Lapidario Alfonsí, ahí se menciona que anteriormente se escribió un libro en el que el filósofo griego nombró setecientas piedras y las describió dando su color, grandeza, virtud y localización.lapidariozodiaco.jpg

El Lapidario alfonsí se componía en realidad de quince Lapidarios, todos del S. XIII, de los que se perdieron once, y hoy se conservan sólo restos más o menos importantes de estos cuatro.

A. «Libro de las Piedras, según los grados de los Signos del Zodiaco», atribuido a Abolays (autor árabe de ascendencia caldea), y traducido por Yhuda Mosca el Menor. Fue terminado el año 1250.

B. «Libro de las Piedras según las Fases de los Signos». Anónimo, aunque quizás compuesto o traducido también por el mismo Yhuda Mosca, ya que existen muchas semejanzas de letra y lenguaje con el libro anterior.

C. «Libro de las Piedras según la conjunción de las Planetas», también anónimo y con igual tipo de letra que el anterior.

D. «Libro de las Piedras, ordenadas por el ABC», atribuido a Mahomat Aben Quich.

 

 

«Libro de las Piedras según los signos del Zodiaco»

Se divide en 12 partes, correspondientes a cada signo zodiacal, y cada parte describe 30 piedras. Ello sumaría un total de 360 piedras, pero en el manuscrito faltan 58, por lo que las descritas se reducen a 302.

1.- De la Piedra Gagatiz o Gagates

 “Del tercer grado del signo de Aries es la piedra a la que dicen Gagatiz en caldeo y en lat´ın Gagates. [..] Es de naturaleza caliente y seca y tiene tal propiedad que cuando la pulen y dan, lo que de ella sale, a beber a algún hombre al que huela mal el cuerpo por razón del sudor, quítaselo luego y hace que huela bien. Otra propiedad es que si la ciñeren sobre el vientre a un hombre que tenga en los intestino gusanos de los que llaman simiente de calabazas [¿tenias?] hácelos morir y echarlos por abajo . . . ”

Se trata de carbón fósil conocido como lignito, hulla o antracita según su contenido en carbono.  Podría ser azabache.

plomo-galena2.- De la Piedra Maziuquez

“Del séptimo grado del signo de Acuario es la piedra que dicen Maziuquez. Es hallada en el monte Sinaí. Fuerte es y dura de quebrantar; de color pardo que tira algo a amarillo y hay en ella figura de árbol de color verde, y cuando la quebrantan, en cuantos pedazos se hacen de ella, en cada uno de ellos aparece esta figura. De naturaleza es caliente y húmeda. Si la muelen y ponen de ella en las llagas antiguas, hácelas cerrar en poco tiempo, y si la mezclan con cera o con resina, es mejor para esto. A´un tiene otra muy noble virtud: que nunca hallaráan hombre que la tuviese consigo que deshiciese su hacienda; por eso la tienen siempre guardada en sus arcas y en sus tesoros los de la Tierra de Promisión”.

Muchos minerales como el cobre nativo, la hematites o la pirolusita se presentan bajo aspecto dendriforme, confundiéndoseles con vegetales.

3.- De la Piedra Açufaratiz

“De los XXV grados del signo Aries es la piedra que dicen açufaratiz y hay cuatro maneras de ella […] ”

4.- De la Piedra Zamoricaz o Piedra de los Ermitaños

“[…]Aprécianla mucho en aquélla tierra y úsanla en sortijas y en sartales, porque el hombre que la trae consigo no tiene sabor ninguno de pleito de mujer, y aunque lo comience no puede acabar ninguna cosa mientras la piedra tuviere consigo; por esto, los sabios antiguos dábanla a los religiosos a los ermitaños y a aquellos que promeíıan de tener castidad. Y algunos de los gentiles que tenían por ley de no yacer con sus mujeres sino en tiempos señalados, por deseo de empreñarlas más pronto y de hacer los hijos más recios, traíanlas siempre consigo en todo otro tiempo, menos cuando querían engendrar. Y si dieren un peso de tres dracmas de beber de esta piedra molida a algún hombre, nunca jamás tendá poder de yacer con mujer [..]”.

 

berilo5.- De la Piedra que a nombre Belyniz

Es el Berilo, que …«a color de aire claro et limpio» y …«es muy luziente como el aire, de guisa quel passa todo el viso» (le traspasa la vista). Se resaltan así las cualidades ópticas y gran transparencia del Berilo, con el que se fabricaron las primeras lentes. Gordonio (fin de S. XIII) es quien primero habla del «Oculo berillino». Después, en 1363, Chauliac (24,25) (fig. 9) indica los «Ocularios vitri aut berillorum» para la «Debillitas visus». Y reliquia lingüística del latino «Berillus» es el actual «Brillen» alemán, con significado de gafas.

Aparte de esto, el «Belyniz» …«a tal vertud que tuelle (quita) la dolor que se faz en la media cabeça, a que llaman en arábigo xaqueca et en latín migranea». Virtud que se logra con sólo colgar el Berilo …«sobre aquella parte do es la dolor». Mucho debía entonces preocupar el síndrome jaquecoso, ya que más adelante, bajo Escorpio, se describen las piedras «Nificer» y la «Murufez», no identificadas y también sanadoras …«del dolor de la media cabeça, aque llaman en griego Cefalea», bastando para ello con llevarla colgada encima.

 

coral negro6.- De la Piedra aque llaman Coral Negro» (Tauro)

Esta «Piedra»  se usó, como muchas otras, contra la epífora, lo que hace sospechar que las dacriocistitis crónicas eran entonces un serio problema. El Lapidario dice al respecto: …«Et quando le queman e le fazen polvos, presta (ayuda) mucho a enxugar la lágrema que viene a los ojos et, por ende, es bona para meter en los alcoholes (colirios)».

Dioscórides otorga al Coral negro o «Antipaté», idénticas virtudes que al rojo, que …«extirpa las cicatrices que dan fealdad a los ojos».

 

7. De la Piedra Quer (Tauro)

Es el «Ágata»; y de nuevo las supersticiones, pues sirve para hacer sortijas o dijes, ya que …«al que la trae consigo, nol puede nozir oio malo (no le puede dañar otro ojo malo), nin obra de nigromancia, nin estas cosas que llaman encantamientos».

Es decir:el Ágata se usaba como amuleto protector contra el contagio de una persona sana, a partir de otra enferma; y no nos referimos a un posible contagio infeccioso, ya que entonces se desconocían bacterias, virus, etc. Nos referimos a determinadas enfermedades, como p.ej. el estrabismo infantil, achacado antaño y durante muchos siglos al maligno influjo de un ama de cría bizca que, al mirar, aojaba al lactante y le transmitía así su dolencia.

Pero también el Ágata se usaba como verdadero medicamento y, por ello, los Físicos …«meten desta piedra en las melezinas delos ojos, moliendo la y poniendo dentro dellos, ca (pues) ella a tal vertud, que tuelle aquella manciella blanca (quita aquella manchita blanca) que se faze en los ojos, aque dizen Nuf (a la que llaman Nube), de cualquier animal que la haya, e mayormiente al omne, porque es mas ordenado a sufrir melezina (sobre todo al hombre, por estar más dispuesto a medicinarse)».

Comprobaremos numerosas veces, cómo los leucomas corneales debían ser muy frecuentes en épocas de Alfonso X, pues así lo hace suponer la gran cantidad de «fármacos» aconsejados para aclarar estas «nubes» de la córnea —con toda seguridad—, secuela de úlceras y, muy probablemente, serpiginosas con hipopión, del tipo de las «úlceras del segador» de hace años.

amianto8.- «Dela Piedra del Algodón» (signo de Tauro)

Es el Amianto,«et la vertud deste algodon es atal que non se quema por fuego». Pero, una vez pasado por éste …«fázenlo polvos, et métenlos en los ojos, porque tuelle (quita) la lágrema et toda la humidat que a en ellos». De nuevo la famosa epífora…

Dioscórides no aporta indicaciones oftálmicas, pero entre los nombres que se daban a esta «Piedra», estaba el curiosísimo de «Salamandra Lapis», es decir, «Piedra Salamandra», debido a la vieja leyenda de que las salamandras resistían perfectamente el fuego.

**cuidado porque esta piedra es peligrosa para la salud**

9.- «Dela Piedra que a nombre Atarraz» (signo de Tauro)

Llámanle la «piedra de la liebre» por esta razón; que en aquel lugar donde entra el gran río del Nilo en el Mar Medio Terrana, críase y un animal que semeja en sus miembros y en todas sus facciones a la liebre de tierra.

Y son muy verdes de color, y tan duras que no las pueden quebrantar con ninguna cosa, y por eso le dicen en caldeo rofolez

No hemos logrado identificarla o localizarla, ni en el Dioscórides. Su propiedad más característica es el efecto depilatorio, ya que …«si untaren con ella los logares onde messaren o rayeren (arrancasen o extirparan) los cabellos, nunqua más nasçeran». De ahí, su empleo oftalmológico para …«guarescer los omnes (curar a los hombres) que an una enfermedat aque nascen los cabellos en los ojos, que les embarga (impide) el dormir et el ver». Claro queda, que lo usaban para eliminar las agresivas pestañas mal implantadas, en casos de entropión, triquiasis, distiquiasis, etc.

 

10.- «Dela Piedra que fallan al omne» (se halla o encuentra en el hombre)»

Descrita bajo el signo de Tauro, es obvio que alude a los cálculos urinarios, pues es la piedra«que se faze dentro en el cuerpo, assí como en la vexiga o en los rennones»

También se utilizaba contra los leucomas, ya que …«quando la muelen et la ciernen mucho, et la echan en los ojos que an la manziella aque llaman nuf (nube), dessata la (la disuelve). Pero esto non lo faze luego al hora (al rato), mas husando la algun tiempo». Imaginemos por un momento, la impresión que sufriría un «Físico» de entonces, si presenciara las actuales queratoplastias o un tratamiento con «Lasik».

 

 

11.-  «Dela Piedra que paresce (aparece) en la mar quando se pone la Luna». 

Curiosa piedra esta, del signo de Cáncer, que —cuando sale la Luna— se va al fondo del mar; pero cuando la Luna se oculta …«alçase e andaselenita5 sobre el agua», añadiendo el autor que …«seyendo ella muy negra, que más no podría, le passa el viso bien como a crystal». Y no nos choca que la califiquen de «gran maravilla», pues …«el qui la trae colgada entramos los oios (entre ambos ojos), vee tan bien de noche como de día, sin candela et sin otra lumbre ninguna». Indudablemente, con ella estaba resuelto el problema de la iluminación…

Dioscórides describe una «Piedra Lunar» o «Selenite», sin utilidad en Oculística y que no parece tener nada que ver con ésta que acabamos de mencionar.

Bajo el signo de Sagitario, el Lapidario recoge de nuevo otra «Piedra que parece en la Mar» y que podría ser la «Batraquites» o «Esmeralda sagrada de los Coptos», con la que se evidencian bien las supersticiones de la época, pues dicha piedra tiene …«tal vertud, que si la vee víbora o otra culebra, quiébranle luego los ojos et muere».

También, pero ahora bajo Capricornio, está una «Piedra que aparece en la Mar, quando sube Saturno», piedra tampoco identificada y sobre la que el Lapidario confiesa su …«Mucho estranna vertud, que si omne o mugier se catare en ella como en espejo (se mirara en ella como en un espejo), esfuerça mucho el viso (da mucha fuerza a la vista); mas si otra animalia lo faze, pierde la vista».

Por último, y bajo Acuario, hay una cuarta y última «Piedra que aparece en la Mar», tampoco identificada y cuyas propiedades son notables, porque hay en ella …«una vertud muy mala, que si la cata (la mira) alguno, quando Saturno está so la Tierra, ciega; et catando mientra es la estrella sobre la Tierra, non faz mal. Et si el omne la tiene consigo quando duerme, fázele roncar roncos grandes et muy feos»

 

plomo-galena12.- «Dela Piedra aque dizen plomo» (signo de Cáncer)

El plomo quemado, metiéndolo en los ojos, les hace mucho provecho …«ca enxuga la humidat dellos, e sana las llagas que se y fazen (que allí se forman)». Dioscórides describe el «Plomo lavado», que es una finísima limadura de plomo en agua, que «reprime los humores que suelen destilar a los ojos».

 

 

13.-  «Dela Piedra del Argent vivo» (signo de Cáncer)

Cinabrio-Mykgemas

Cinabrio @mykgemas

Es el «Cinabrio» o «Piedra del Mercurio»; todavía al mercurio llaman en francés «vif argent» o «plata viva».

Resulta interesante la advertencia del riesgo de intoxicación mercurial, pues tras quemar esta piedra, …«al omne que alcança el su fumo, faz le paralítico et tremerle (temblarle) los miembros, et perder el oyr, et muchas otras enfermedades».

 

….y muchas más!!

 

Si quieres hacer un “copia y pega” de mi artículo, deberías pensártelo. Es triste que unos piensen y escriban, mientras que otros se cuelgan los laureles solo por copiar, incluso clonar.

Puedes compartirlo, pero citándome @MykGemas – Mayca Ezcurra

Las fotos que he utilizado pertenecen a varios museos, colecciones particulares y a mi propia colección.

 

Recuerda dejar un comentario cuando termines de leer (es la mejor recompensa) y antes, por supuesto, de compartir.

Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported

— GRACIAS —

Licencia de Creative Commons

Blog MykPiedrasPoderosas – MykGemas by Mayca Ezcurra – MykGemas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://mykpiedraspoderosas.wordpress.com.

Anuncios

5 comments

  1. El coral negro, mismo que se conoce desde hace miles de años y que en las antiguas civilizaciones se utilizaba como materia prima para elaborar amuletos de diversas formas. Los griegos lo consideraron como “amuleto de la buena suerte contra cualquier mal agüero”; y en la India los sacerdotes lo utilizaron en sus ritos religiosos. El coral negro pertenece a la familia de los Gorgoneáceos, y es una colonia de organismos que tiene la forma de un pequeño árbol de 50 centímetros de altura; los biólogos han calculado que crece más o menos 10 centímetros cada 50 años.
    Cuenta la leyenda que Menelao, el célebre guerrero griego que participó junto a Ulises en la batalla de Troya, poseía un coral negro tallado que usaba como amuleto para evitar tragedias y para salir victorioso en los combates. El sabio romano Plinio empleaba el coral negro como antídoto para las picaduras de escorpión, así como para otros propósitos medicinales.La historia alude también a la fabricación de una poderosa sustancia llamada ‘chartioblepharm’, a la cual se le otorgaba propiedades afrodisíacas. También hay referencias que indican que antiguas tribus primitivas le concedían a este tipo de coral cualidades protectoras contra los malos espíritus.

    Le gusta a 1 persona

Comentarios o sugerencias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s