AMATISTA

amatistaLa amatista es un mineral cristalino fácilmente reconocible por su color violáceo, y puede presentar distintas tonalidades que van desde el malva hasta el púrpura. Este color intenso violeta se asocia con

la pasión mística y el desinterés por los bienes terrenales. Cuando se utiliza como una piedra preciosa, la amatista es a menudo tratada con calor para profundizar el color, o para transformarlo en citrino.

El colorido es más intenso en los extremos del cristal es debido a la presencia de impurezas de hierro.

La amatista tiene un color muy sensible y puede llegar a perder su color debido a las radiaciones o por la acción del sol.

Como dato curioso, os diré que la palabra amatista proviene del griego “améthystos”, que significa “sobrio”, y los antiguos griegos creían que era un eficaz amuleto contra la embriaguez. Claro que esta creencia viene por una historia….

…cuenta la leyenda que el dios del vino, Dionisio, se enamoró de una bella ninfa llamada Ametes y se lanzó en su persecución. Para librarla de Dionisio, la diosa Artemisa convirtió a la ninfa en una hermosa piedra cristalina. Cuando Dionisio comprendió el daño que había causado a Ametes, se arrepintió de su acción y vertió sobre la piedra una copa de vino, que le dio a la amatista su peculiar color.

Se dice de ella que es la gema de San Valentín y la tradición nos la transmite como idea de talismán para los enamorados. Quizás es por ello que se dice que fue la primera piedra que San José regaló a la Virgen María, convirtiéndola en la representante de la castidad, la humildad, la sinceridad, la serenidad y la modestia.

La amatista es uno de los minerales curativos más populares.

Ayudan a tener serenidad y calma, sobretodo en casos de conflicto emocional.

La amatista se convierte en imprescindible para las personas que trabajen en sanación, ya que limpia el aura y crea un campo energético muy positivo y elevado alrededor de la persona que lo utiliza.

Purifica la energía a todos los niveles: físico, mental, emocional y espiritual.   Nos ayuda en la transición de pensamientos positivizándolos, a asimilar nuevas ideas, y concentrarnos durante la meditación.

Es un mineral que equilibra, por ello en casos de estrés, ansiedad, angustias o miedos, puede ayudar a superarlos.

Si ponemos una amatista en la mesilla de noche junto a la cama o debajo de la almohada, nos ayudará a conciliar el sueño en caso de insomnio, descansar o simplemente estar en paz.

Un baño de amatista que consistirá en introducir en el agua unas amatistas y una gotas de aceite esencial de lavanda.

En despachos y lugares de trabajo, ayudará a equilibrar el ambiente, y, tener una amatista cerca de ordenadores nos protegerán de las radiaciones electromagnéticas, en este caso es muy conveniente limpiarlas con frecuencia.

Potencia la memoria y mejora la motivación.geoda

A nivel físico, es un mineral con mucha potencia ya que refuerza el sistema endocrino e inmunitario. Para limpiar la sangre, reducir los cardenales, heridas y la hinchazón.

Favorece el hemisferio derecho del cerebro y de las glándulas pituitaria y pineal.

Reduce el dolor de cabeza, sobretodo la jaqueca.

Mejora los problemas de la piel, asma y gástricos.

Ayuda a superar adiciones y bloqueos de todo tipo.

Este mineral tiene afinidad con los nacidos bajo el signo de Acuario, Piscis, Aries, Libra, Virgo, Sagitario y Capricornio, aunque… por sí sola, la amatista elige a la persona que la necesita, sin influenciar que pertenezca o no a un signo determinado de los mencionados anteriormente.

Gemoterapia

Acercaremos la amatista a la parte del cuerpo que necesitemos sanar, unos 10 minutos, y para potenciar la acción. Debemos ser conscientes de su poder y visualizar la acción sanadora de la piedra.

Para sanar se utilizarán las puntas de amatista, colocando la punta hacia ti para absorber energía y desviarla de ti, para liberarla.

Es muy beneficiosa cuando se lleva sobre el corazón o sobre la garganta.

Es una de las piedras del primer chakra y del sexto chakra, y es extraordinaria para activar la energía.

– Si llevas tu amatista en el bolsillo de tu pantalón, toca el cristal de vez en cuando con tu mano para así absorber sus energías y vibraciones.

– También puedes colocarla bajo tu almohada antes de irte a dormir, para descansar bien y evitar las pesadillas.

– Llévala en un collar hasta que notes una mejoría en tu salud, también es conveniente que la coloques sobre la parte del cuerpo que te duele durante 10 minutos aproximadamente.

– Coloca tu amatista en tu dormitorio. Si utilizas una drusa o geoda su efecto será muy grande, además, cuánto más oscura sea la amatista, más fuerte será su efecto.

– Utiliza la piedra durante la meditación.

Recuerda dejar un comentario sobre el artículo.  GRACIAS

Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported

Anuncios

12 comments

Comentarios o sugerencias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s